Oda al vino

La atracción empieza a la primera mirada: las curvas de la botella cubierta por la ropa-rótulo intentan llamar a la atención. El color, todavía medio oculto, despierta la curiosidad de aquello que alguna vez ha probado sus sabores. La aproximación debe ser muy suave. El toque a la botella terno, pero firme. El cuidadoso y osado saque del corcho seguido del manso servir a la copa. Será ese el sitio donde él, el vino, irá proporcionar los placeres más indescriptibles a las bocas que sepan apreciar sus encantos y atender sus caprichos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s